ROTONDA SAN FELICISIMO (DEUSTO), BILBAO

En un cruce de calles, se sitúa una escultura de Koldobika Jauregi para caracterizar un espacio concreto. Se articula mediante una rotonda a la que se debe dar base en coherencia con dicha escultura. En este sentido se diseña una alineación de piedras cuyo geometría trabajada toscamente confiere la vibración necesaria para recibir la pieza escultórica, pero sin restar importancia a la misma. Proyecto desarrollado conjuntamente por ACXT y xortu.